Lunes 08 de Agosto de 2022

Axel Capriles: “Estamos en estado de shock”

ENTREVISTA
El psicoanalista Junguiano asegura que el Gobierno ha llevado al venezolano a buscar su propia supervivencia con egoísmo y viveza, lo que se traduce en una sociedad fracturada y desmembrada.

Las cifras económicas en Venezuela son claras como el agua: 57 por ciento de inflación, 28 por ciento de escasez y una tasa de 39 homicidios por cada cien mil habitantes. Estos dígitos describen a un país sumergido en una de las peores crisis socioeconómicas de los últimos años y que a juicio del psicólogo social con doctorado en Ciencias Económicas Axel Capriles será difícil superar debido a que “el gobierno sabe que las medidas necesarias para corregir esta situación se contradicen con el sistema político que ha venido implementando”.

Sin embargo, aunque el especialista reconoce una fuerte crisis económica descarta que en Venezuela se produzca un estallido social porque por los momentos la gente busca adaptarse a la situación a través del individualismo anárquico para resolver sus propios problemas.  A su juicio, los venezolanos buscan su propia supervivencia con egoísmo y viveza, lo que se traduce en una sociedad fracturada y desmembrada.

¿El venezolano se está acostumbrando a vivir en un contexto de escasez y supervivencia?

No creo que podemos hablar de acostumbramiento porque es una situación bastante novedosa para los venezolanos. Más bien diría que la condición es la perplejidad. Estamos afrontando una experiencia nueva y no sabemos cómo reaccionar, por eso a veces actuamos con rabia y protestas, pero también con pasividad o picardía. Es prematuro hablar de acostumbramiento porque todavía no somos Cuba, aunque no se descarta que podamos llegar a serla.

En líneas generales, estamos en un estado de shock con respecto a una experiencia que no creíamos posible. Nunca que se pensó que en esa sociedad rica producto de la renta petrolera la gente podría estar afrontando estos niveles de escasez haciendo colas de horas para conseguir los productos básicos. Esta perplejidad está llamando a una revisión de nuestra identidad cultural. Se trata de una situación de parálisis colectiva, de perplejidad, de miedo y de incertidumbre en la que la acción colectiva que pueda dar resultados a una transformación aún no ha tomado su cauce definitivo.

Es decir, ¿Venezuela está lejos de vivir un estallido social?

Muchas personas esperan un estallido social, pero lo que ocurre es que el gobierno ha hecho que el venezolano esté buscando la solución personal de sus problemas. La gente se ha acostumbrado a la arbitrariedad y a la viveza como forma de obtener las cosas. Es así cómo cada vez más la gente busca adaptarse con astucia a este tipo de situaciones a través de un individualismo anárquico donde cada quien con egoísmo y supervivencia busca resolver sus necesidades.

En este escenario, los venezolanos han optado por buscar el contacto en el supermercado que avise cuando llega algún producto determinado, la propina para recibir preferencias o los buhoneros que ponen a sus familiares a comprar los alimentos para luego revenderlos más caros. Con todo esto se ha desarrollado una economía subterránea en torno a la escasez vinculada con la viveza. Esta es la fórmula en la que la gente se está tratando de adaptar, lo que no representa una solución porque un país necesita una producción lo suficientemente fuerte y voluminosa para satisfacer la demanda nacional.

¿Por qué los sectores no se han sumado masivamente a las protestas registradas en los últimos meses?

En los sectores populares la escasez no representa una extrañeza tan grande como para la clase media porque siempre han vivido en unas condiciones de precariedad donde las dificultades son más comunes. El venezolano ha sido maltratado por todos sus gobiernos y las clases populares han vivido mal durante generaciones por lo que una penalidad más, una dificultad más sí molesta, pero están acostumbrados a hacer colas y a sufrir para conseguir agua y comida. Además, aunque haya escasez e inseguridad las clases populares siguen recibiendo algo de beneficios por la renta petrolera a través de misiones o programas sociales.

Por otro lado, hay un problema de identidad que se traduce en el sentido de pertenencia a grupos específicos donde el chavismo se vende como el representante de los sectores populares. Puede ocurrir que donde hay sentido de pertenencia hacia el chavismo, esa identificación sea más fuerte que la misma penuria económica por la que esté pasando ese individuo.

Todavía no se ha roto esa seguridad e identidad colectiva que les da a ciertos individuos pertenecer a un grupo político. Sin embargo, me da la impresión que el chavismo, como identidad colectiva, está guindado en un hilito a punto de romperse, debido a que la realidad ya es tan fuerte que puede obrar en contra de ellos. 

Para continuar leyendo la entrevista con Axel Capriles adquiera la edición impresa de la revista Dinero número 290 disponibles en todos los kioskos del país. 

EL DATO

Axel Capriles, psicólogo, psicoanalista Junguiano y doctor en Ciencias Económicas, en entrevista con Dinero, aunque reconoce que estamos en medio de una fuerte crisis económica descarta que se produzca un estallido social.

Lo + Leído

GAS

Actualmente, la estatal petrolera desarrolla proyectos orientados a impulsar el sector gasífero en el país.

EEUU

Del Pino afirmó que en otras oportunidades se han formulado reclamos al gobierno norteamericano, por las entrevistas a las cuales son sometidos los ejecutivos de PDVSA, cuando acuden a la embajada nor

ANÁLISIS

Durante muchos años, el uso de la política cambiaria como política antiinflacionaria abarató las importaciones y castigó la competitividad internacional de las exportaciones

Indicadores en Tiempo Real

Desarrollo Web Omar Morales