Martes 22 de Octubre de 2019

Repsol continuará reduciendo su negocio en Venezuela en próximos meses

PETRÓLEO
Algunos de los contratos petroleros de Repsol con el gobierno venezolano se prolongan hasta 2036. La compañía tiene una participación del 40% en cuatro bloques petroleros bajo una empresa de riesgo compartido, así como participaciones mayoritarias en proyectos de gas

La española Repsol está saliendo de sus inversiones en Venezuela, a medida que aumenta la presión de las sanciones estadounidenses y la continua incertidumbre.

Las inversiones de Repsol en Venezuela, valoradas en casi 1,7 mil millones de dólares (1.480 millones de euros) en 2017, han caído un 70% en el último año. El informe anual de la compañía también dice que la empresa continuará reduciendo su negocio venezolano en los próximos meses.

Repsol ha sido objeto de intensas negociaciones entre España y Washington mientras el gobierno de Trump intenta que el gobierno de Madrid se una a los esfuerzos para aislar a la administración de Nicolás Maduro.

A las compañías petroleras españolas mantienen “cierta actividad” (en Venezuela) se les puede “plantear un problema” con las sanciones de EEUU, según el ministro de Relaciones Exteriores español, Josep Borrel que habló después de una reunión con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en Washington el mes pasado.

Mientras tanto, Repsol está negociando la reducción de sus intereses comerciales venezolanos con el Departamento de Estado, según fuentes diplomáticas de Estados Unidos.

El enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Eliot Abrams, dijo recientemente durante una visita a Madrid, que “el negocio de Repsol en Venezuela se está debatiendo de manera muy activa en Washington”, donde la compañía solicitó exenciones especiales para sus empresas conjuntas restantes con la compañía petrolera nacional de Venezuela, PDVSA.

“Habrá decisiones tomadas en Washington en los próximos días sobre esto”, dijo Abrams.

Repsol se ha adaptado sistemáticamente a las políticas socialistas de gobiernos populistas en América Latina, rechazadas por otros gigantes petroleros como Exxon Mobil y BP. Fue una de las pocas empresas que permaneció en Bolivia cuando el presidente Evo Morales, un aliado cercano de Maduro, obligó a las empresas extranjeras a aceptar una participación mayoritaria del estado en proyectos energéticos.

Repsol también ha explorado en busca de petróleo en alta mar en Cuba.

Los ejecutivos de Repsol han negado que la presión de Estados Unidos la esté expulsando de Venezuela. Pero las acciones de la administración Trump están bloqueando cada vez más la capacidad de la compañía para realizar negocios con Pdvsa.

Rusia realiza negocios petroleros en Venezuela a través de una filial que Pdvsa abrió recientemente en Moscú. La compañía rusa Rosneft, dirigida por un amigo cercano del primer ministro Vladimir Putin, ha asumido cada vez más el control de la disminución de la producción de petróleo en Venezuela.

Algunos de los contratos petroleros de Repsol con el gobierno venezolano se prolongan hasta 2036. La compañía tiene una participación del 40% en cuatro bloques petroleros bajo una empresa de riesgo compartido, así como participaciones mayoritarias en proyectos de gas.

La firma ha estado tratando de sortear las sanciones de Estados Unidos mediante el trueque de envíos de crudo venezolano por combustible refinado enviado de vuelta a Venezuela.

Pero este sistema de intercambio ahora está en peligro por una nueva directiva del Departamento de Energía de EEUU, que autoriza a los funcionarios a confiscar petroleros y congelar los activos de las compañías que mueven petróleo venezolano.

Según la agencia de noticias Reuters, los petroleros con destino a Europa que cargan crudo en los puertos venezolanos han quedado paralizados en el puerto.

Washington le ha otorgado a Repsol un período de gracia para cerrar sus operaciones en Venezuela de manera ordenada, según los portavoces de la compañía.

También hay crecientes presiones legales sobre los individuos españoles involucrados en el negocio petrolero de Venezuela. El embajador de España en Venezuela bajo el ex primer ministro socialista Rodríguez Zapatero, Raúl Morodo, está siendo investigado por lavado de dinero a través de contratos falsos con PDVSA. Tres personas, incluido su hijo, fueron arrestados esta semana por orden del tribunal más alto de España.

Tomando el pulso

¿Cree que Venezuela va a perder Citgo tras conflicto con bono Pdvsa 2020?

Lo + Leído

BRASIL

"El Mercosur es demasiado restricto para lo que estamos pensando. Cuando fue creado, fue hecho totalmente ideológico.

BANCA

La afectación, explicó el presidente del banco, afectó al servidor principal y obligó a realizar una parada controlada del centro de datos para resguardar la integridad de la data de todos los cliente

ECONOMÍA

Según la Gaceta Oficial extraordinaria, el bono de alimentación subió a 150.000 bolívares

Indicadores en Tiempo Real

Desarrollo Web Omar Morales