Miércoles 11 de Diciembre de 2019

“El sector se encuentra en el momento de mayor contracción"

ENTREVISTA
El presidente de Fedecámaras explicó que la medida dictada por el Banco Central, de aumentar el encaje legal ordinario y marginal, restringió la posibilidad de aumentar la capacidad productiva del país

La empresa venezolana está enfrentando la mayor recesión de los últimos años en un entorno económico rígido y de hostilidad que le ha impedido reactivar su capacidad productiva.

La economía del país se hundió un 26,8 por ciento en el primer trimestre del 2019, de acuerdo a los datos suministrados por el Banco Central de Venezuela (BCV) si se compara con el mismo período del 2018, en un escenario hiperinflacionario de 4.679 por ciento acumulada a septiembre. El sector no petrolero se contrajo 27,3% en el período reportado. Actividades como la manufactura y la construcción fueron las más golpeadas.

“El sector se encuentra en el momento de mayor contracción de su historia, donde tiene severamente cuestionado sus capacidades para acceder al crédito, para reactivar sus capacidades.  Hemos perdido más del 60 por ciento de las empresas en los últimos 20 años y la empresa que queda viva, dependiendo del sector donde está, hay diferentes porcentajes de capacidad activa”, dijo el presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, en entrevista con DINERO.

El jefe del gremio explicó que la medida dictada por el Banco Central de Venezuela (BCV) de aumentar el encaje legal ordinario de 31% a 57%, y el encaje marginal de 60% a 100%, restringió la posibilidad de aumentar la capacidad productiva del país.

Las sanciones también han sido un “obstáculo” que tanto la empresa privada como para el ciudadano de a pie, que ha tenido no sólo que defenderse de esa situación sino también de la “hostilidad” interna.

“Hay lo que se llama un sobrecumplimiento por parte de la banca internacional, hay un sobrecumplimiento de los proveedores, hay mucho temor a prestarle servicio a Venezuela por cualquier tipo de vinculación con algún sancionado”, explicó Cusanno.

¿Cuál es la situación actual de la industria?

El sector industrial trabaja a un 19-20 por ciento de su capacidad. El sector construcción apenas llega a un 5%, es el sector que posiblemente esté más contraído de toda la economía, tiene un sector de telecomunicaciones que trabaja a un 95 por ciento de su capacidad, pero con un gran rezago tecnológico y hoy tienes un sector comercio que ha visto desaparecer en el año 2019 un promedio nacional como 30 por ciento de los puntos de venta, donde el sector panadero hemos visto perder 15 por ciento de ese sector, abastos 35 por ciento  y eso se traduce en conexión con el consumidor, un consumidor que no sólo tiene que sortear la complejidad de la hiperinflación, no sólo tiene que sortear la pérdida del poder adquisitivo o el salario, no sólo tiene que sortear esta nueva variable del ingreso de las divisas de la economía venezolana ya aceptado de manera oficial , pero sin andamiaje, sin capacidad legales y técnicas para poder insertarlos en el sistema bancario.

¿Cómo evalúa fue el desempeño de la empresa en el 2019?

El cierre del 2019 es una consecuencia de un año donde pasamos 11 meses con un encaje legal donde no había crédito ni a la producción ni al consumo. El cierre del 2019 es la consecuencia de un país que vivió un blackuot nacional, un país que tiene zonas de importantes capacidades productivas  como el estado Zulia, como Bolívar, la frontera en Táchira con deficiencias en el servicio eléctrico de 12, 14 y hasta 18 horas al día, con deficiencia de gasolina. Zonas como el estado Nueva Esparta que tiene severas deficiencias de conectividad aérea y marítima.

¿Distintos analistas han dicho que si las empresas mantienen el modelo antiguo y no flexibilizan su proceder no podrían sobrevivir en el 2020?

En el 2020 se podrán a prueba los ahorros o las capacidades patrimoniales de cada uno de los empresarios. En el 2020 se pondrá a prueba la voluntad de intentar adecuarse o seguir readecuándose casi a diario a las realidades del país, mucho más dinámico y difícil. Básicamente lo que el 2020 no va a permitir, es rigidez, cualquier empresas que su visión y estrategia empresarial y su táctica de desarrollo sea rígida difícilmente va a poder sobrellevar un año 2020 cargado de gran cantidad de obstáculos y cargado además de expectativas, que pueden ser positivas pero que te obligan hacer flexibles para adecuarte a la inflación a la adecuación de nuevas monedas, a nuevos sistemas de generación de electricidad, a nuevas capacidades de consumo, hoy tenemos un consumidor que además hoy aprendió a comparar cualquier producto, no tenía parámetro de comparación. Hoy también ingreso masivo, violento de productos importados, le dio al ciudadano en su condición de consumidor capacidad de comparar.

¿Esperan un cambio político paa 2020?

Desde la empresa privada, desde Fedecámaras lo que aspiramos que esa conflictividad baje, que haya un punto de encuentro en el marco de la Constitución, que haya un punto de encuentro en el marco de la democracia y las instituciones, que permita entonces la construcción de un gran pacto de gobernabilidad fundamentado en una herramienta, como la electoral, que brinde resultados que genere confianza a la inversión, pero sobretodo que brinde resultados con ganadores que respeten a los perdedores, con ganadores que construyan políticas públicas para todo un país y no sólo por una visión política. El 2020 va a ser un año de continuar el camino por este túnel tan conflictivo, que esperemos nos lleve a ese momento de refundación de la República y no nos mantenga en esta incertidumbre porque haría más difícil poder mantener los puestos de empleo y poder mantener la producción.

¿Que le pediría Fedecámaras al gobierno?

Primero el cese de la hostilidad administrativa, operativa, que podamos tener seguridad jurídica a la inversión, que lo que hoy es ilegal mañana no sea delito y pasado mañana vuelva hacer legal. Esa certidumbre del entorno. Pero además de esa certidumbre , en un marco jurídico que sea generador de incentivos que promueva la inversión, que promueva la propiedad privada que promueva la productividad y que no sea un marco legal obstaculice, impida y en algunos casos contra el sector privado. Además una estabilidad política que permita bajar el riesgo país, que permita atraer la inversión, que se genere la confianza para que Venezuela vuelva a insertarse en los mercados internacionales y que se vuelva a reconstituir, a fortalecer la capacidad de compra del salario y que se atienda rápidamente la emergencia humanitaria, que se atienda el tema de alimentos y el problema de salud de la niñez venezolana.

¿Cómo ha llevado Fedecámaras las sancioes de Estdis Unidos?

Las sanciones son una realidad que nos ha tocado sortear en el último año. Las sanciones son un obstáculo más que surge como consecuencia de una mala ejecución de las funciones de gobierno y que la empresa privada y el ciudadano venezolano de a pie, común, ha tenido que  no sólo defenderse y no solo intentar prevalecer y sobrevivir a la hostilidad interna.

Hay lo que se llama un sobrecumplimiento por parte de la banca internacional hay un sobrecumplimiento de los proveedores, hay mucho temor a prestarle servicio a Venezuela por cualquier tipo de vinculación con algún sancionado.

Ese sobrecumplimiento te puede llevar a cosas tan ridículas como hoy estamos viendo en el sector salud, específicamente en el sector odontología como marcas de productos de ortodoncia dicen que no hagan publicidad y salgamos del mercado venezolano porque no sé sin ese producto termine en boca de algún sancionado. Y como eso va el cierre de cuentas a venezolanos que no tienen  absolutamente nada que ver pero hace más engorroso. Estamos seguramente atados de manos y con una espada de Damocles por las políticas internas y las consecuencias internacionales a esas políticas también nos ponen más traba a la sano desarrollo de la empresa.

 

Lo + Leído

EMPLEOS

¿Quién comete un fraude? Prácticamente cualquiera. ¿Cuáles son las características que se deben identificar?

ECONOMÍA

Al cierre del mes de agosto 2015, la balanza comercial neta acumulada fue de US$ 4.947 millones, representando una disminución de 66,21% (US$ 9.693 millones) en comparación con la balanza de 2014 de U

CONTROL

El Gobierno postergó la fijación de precios de al menos 50 productos y con lo que pretendía llegar a un "punto de estabilidad" en medio de la crisis económica.

Indicadores en Tiempo Real

Desarrollo Web Omar Morales