Martes 12 de Noviembre de 2019

El peronismo retoma el poder, Banco Central restringe venta de dólares

POLÍTICA
Con casi el 80% de las mesas escrutados, Alberto Fernández ganó la presidencia de Argentina con el 47,45% de los votos, contra el 41,11% de Macri

El triunfo del abogado Alberto Fernández, de 60 años, en las elecciones de este domingo devuelve al peronismo al poder en Argentina en un momento en el que el país vive una grave crisis económica y de convulsión en América Latina.

Con el 96,99 % del voto escrutado, Fernández, del Frente de Todos, se impuso con el 48,10 % de los sufragios ante el presidente Mauricio Macri, que obtuvo un 40,36 %, lo que supone una ventaja de casi 8 puntos, mucho menor que la que pronosticaban las encuestas.

La victoria del peronista abre el interrogante de cómo transitará su política exterior, en especial respecto a Estados Unidos, Venezuela y el acuerdo firmado entre el Mercosur y la Unión Europea, una vez que el 10 de diciembre próximo asuma oficialmente el poder.

En los últimos meses, el líder del Frente de Todos, que llegará a la Casa Rosada con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) como vicepresidenta, abogó por integrarse al mundo “de forma distinta” a como lo ha hecho su antecesor Mauricio Macri, a quien este domingo derrotó en las urnas.

Venezuela

Durante los Gobiernos kirchneristas, Argentina mantuvo una estrecha relación con la Venezuela chavista. Es por eso que el oficialismo ha alertado a lo largo de la campaña electoral de que Argentina correría el mismo sesgo autoritario que el país caribeño -que arrastra una dilatada crisis política, económica y social desde hace años- en el caso de un regreso de Cristina Fernández.

Desde el Gobierno de Macri también criticaron la supuesta connivencia del ganador -que fue jefe de Gabinete de ministros tanto de Fernández como de su esposo, el fallecido Néstor Kirchner (2003-2007)- con el mandatario venezolano, Nicolás Maduro; y que no condenara su Gobierno ni le definiera como dictador.

Si bien el presidente electo se llegó a mostrar en julio pasado muy preocupado por el sesgo autoritario en Venezuela, deslizó que, en caso de llegar al poder, saldría del Grupo de Lima -alianza de países que desconoce a Maduro y apoya al líder opositor Juan Guaidó-, al que acusó de fomentar “una posición intervencionista” en Venezuela con Macri y el brasileño Jair Bolsonaro a la cabeza.

Apostó así por acercarse al Mecanismo de Montevideo, conformado por Uruguay, México, Bolivia y la Comunidad del Caribe y que busca impulsar el diálogo político en el país caribeño para lograr una salida desde la no intervención.

Estados Unidos

Mauricio Macri, que siempre se ha vanagloriado de haber vuelto a vincular al país con el mundo tras el aislamiento que a su juicio sufrió durante el kirchnerismo con socios como Venezuela e Irán, ha mantenido durante su Gobierno una muy buena relación con Estados Unidos, tanto con Barack Obama como con Donald Trump como presidentes.

Convencido de que Argentina está muy condicionada por las políticas norteamericanas, Fernández cree que se necesita alcanzar un “vínculo maduro” con EEUU.

“Si nosotros vivimos con (George) Bush (en referencia a su época como jefe de Gabinete), ¿cómo no vamos a poder convivir con Trump también?”, llegó a decir en julio pasado.

Bajo un clima de tensión en varios países de América Latina, con masivas protestas en Chile, Bolivia y Ecuador, y una crisis en Venezuela, la elección de Argentina es clave en la configuración de fuerzas en la región. 

Mientras que los rostros de desazón en el comando de campaña oficialista eran visibles. Macri aún no apareció ni se pronunció.

Este ingeniero, de 60 años, termina su mandato con el país sumido en la peor crisis económica desde 2001, con alta inflación (37,7% a septiembre) y un aumento de la pobreza (35,4%). El presidente defiende que debió hacer ajustes para ordenar el desequilibrio económico que encontró al asumir en 2015, y que a partir de ahora se verán los resultados.

Presión sobre el peso

El directorio del Banco Central de la República Argentina decidió que la compra máxima de dólares por mes para los particulares será de 200 dólares por mes. Hasta ahora, el atesoramiento era de 10.000 dólares.

"Ante el grado de incertidumbre actual, el Directorio del BCRA decidió tomar este domingo una serie de medidas que buscan preservar las reservas del Banco Central. Las medidas anunciadas son transitorias, hasta diciembre de 2019", aseguraron en un comunicado.

"Establece un nuevo límite de U$S200 mensuales a la compra de dólares para personas físicas con cuenta bancaria y en U$S100 a la cantidad de dólares que pueden ser comprados en efectivos. Estos límites no son acumulativos", agregó la entidad.

En el día de mañana el Presidente del BCRA, dará una conferencia de prensa a las 8:30 am para explicar el detalle de las mismas.

Los inversores temen que un gobierno de Fernández implique el retorno de las políticas intervencionistas del kirchnerismo (2003-2015). Analistas se preguntan además quien gobernará: Fernández -exjefe de gabinete de Cristina y de su esposo, el fallecido Néstor Kirchner- o la expresidenta de 66 años.

Fernández aseguró una y otra vez que los depósitos bancarios argentinos están a salvo y rechazó que se vuelva a repetir el fantasma de la crisis del año 2001, cuando se congelaron y se pesificaron los que eran en dólares.

Pero los argentinos ya dieron muestras de pánico. Desde las primarias, hubo retiros de depósitos en dólares por más de 12.000 millones (36,4% del total). Y tan solo el viernes, el Banco Central perdió otros 1.755 millones de dólares en reservas para frenar la depreciación de la moneda.

El lunes "habrá mucha presión sobre el peso y sobre los bancos, pero los mercados ya anticiparon los resultados, la reacción no será tan brutal como luego de las primarias" de agosto, vaticinó Nicolás Saldías, investigador del Wilson Center.

En el último mes, Macri concentró sus esfuerzos en convencer a los indecisos para sumar votos que permitan ir al balotaje, al recordar las denuncias de corrupción contra el kirchnerismo y su entorno.

A mediados de julio de 2018, en medio de una corrida bancaria, Macri acudió al Fondo Monetario Internacional que otorgó un préstamo de 57.000 millones de dólares a cambio de un ajuste fiscal que frenó aún más la economía. Todavía falta la entrega de 13.000 millones, pero el FMI espera el resultado electoral.

Fernández aseguró en varias oportunidades que cumplirá con el pago.

Pero además de los mercados, necesita dar seguridad a los millones de personas que votaron por Macri.

"Fernández deberá restaurar la confianza en el kirchnerismo. En los meses que vienen, y hasta que asuma (el 10 de diciembre), Macri será el presidente y Fernández tendrá el poder", explicó Saldías.

"Tienen que dar señales de que trabajan juntos, de lo contrario, la situación se hará insostenible", advirtió.

Tomando el pulso

¿Cree que Venezuela va a perder Citgo tras conflicto con bono Pdvsa 2020?

Lo + Leído

CRISIS

El canciller, Marcelo Ebrard, colgó un tuit con palabras del expresidente de Bolivia en una aeronave rumbo a México

ECONOMÍA

Según cálculos del gremio comercial, las transacciones en dólares superan el 30 por ciento, lo que indica que un tercio de las operaciones se están pagando con divisas.

CONFLICTO

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, considera que en Bolivia "el llamado a elecciones es necesario"

Indicadores en Tiempo Real

Desarrollo Web Omar Morales